Fracaso del implante cigomático: ¿es posible?

¿Qué tan frecuente es?

La tasa de éxito de los tratamientos con implantes cigomáticos es alta. Ha aumentado en los últimos 20 años y ha superado los tratamientos con injertos óseos. El fracaso del implante cigomático es poco común. Cada implante cigomático es único porque el historial dental de cada paciente es único. Los tratamientos con implantes cigomáticos representan la última y única opción para pacientes que sufren pérdida ósea severa. Por ejemplo, esto puede deberse a la pérdida de un implante o al uso de una prótesis removible durante mucho tiempo.

El tratamiento con implantes cigomáticos implica la colocación de uno o hasta 4 implantes en el pómulo para sostener los dientes fijos. Como con cualquier procedimiento quirúrgico, siempre existe el riesgo de complicaciones. Por lo tanto, la prevención de estas complicaciones es un objetivo de los Centros ZAGA. Tienen experiencia y se educan continuamente como una red para proporcionar los tratamientos más seguros posibles. Como expertos, también apoyan a las clínicas dentales locales al tratar sus complicaciones.

¿Qué soluciones para el fracaso del implante cigomático?

Hay pocas opciones para lidiar con la colocación fallida de un implante cigomático. Los pacientes que perdieron sus dientes y actualmente sufren de pérdida ósea severa tienen una sola oportunidad de recuperar dientes fijos. Por lo tanto, el procedimiento debe realizarse en el primer intento. Por eso es mejor confiar en un centro altamente especializado para la restauración de la pérdida ósea extrema con implantes cigomáticos. El personal de los ZAGA Centers está altamente capacitado y preparado para enfrentarse a un amplio abanico de desafíos.

Un diagnóstico exhaustivo, un plan de tratamiento personalizado y un equipo experimentado de expertos son ingredientes necesarios para un tratamiento exitoso. Los Centros ZAGA son expertos multidisciplinarios en el campo de la odontología. Proporcionan una solución para su problema dental que cubre todos sus aspectos: calidad de vida, dolor, vida social, estética. En consecuencia, recomendarán el uso de implantes cigomáticos solo si no hay otra opción de tratamiento posible. Los tratamientos apuntan a ser mínimamente invasivos y conservadores.